Noticias

¿Le cuesta pillar al administrador del edificio? Sepa quienes tienen su WhatsApp

le-cuesta-pillar-al-administrador-del-edificio-sepa-quienes-tienen-su-whatsapp 05/12/2018

Sus visitas duran como mínimo dos horas y ocurren dos veces a la semana, como máximo, dice Gonzalo Cabezas.

¿Recuerda la cara del administrador de su edificio? ¿Lo conoce? Quizá no ha necesitado contactarlo personalmente o cuando lo ha buscado, no lo ha pillado. Peros eso no significa que él no esté haciendo su trabajo.

La palabra es voluntad. La Ley de Copropiedad Inmobiliaria no establece obligaciones horarias para el administrador, sólo define sus responsabilidades en el artículo 23, que son cuidar los bienes, mantener ascensores e instalaciones de gas y cobrar los gastos comunes, por ejemplo. “El tiempo que él pase  en el edificio se puede regular, pero pasa por la voluntad del administrador y del comité de administración”, explica el abogado Benjamín Sepúlveda.

Muchos trabajan en varios edificios a la vez y sus honorarios dependen de la cantidad de departamentos involucrados. Y no es obligación que les dé a todos los residentes su celular. Su deber es tener línea abierta con el comité.

“Los administradores no son exclusivos para una comunidad”, dice Gonzalo Cabezas, jefe de operaciones de la empresa de administración Assetplan.

Cristóbal Rodríguez es presidente del comité de su condominio en Ñuñoa y cuenta que su administrador es un ingeniero civil industrial que antes era propietario y le pidieron que se hiciera cargo del edificio.

“Tiene contrato a honorarios, por lo que no hay horarios regulados específicamente. Los administradores casi nunca tienen horario, lo que uno como presidente del comité espera es tener contacto permanente con él y que siga con el ritmo de trabajo en las cosas que uno le pide, además de sus propuestas. Nuestro administrador viene en caso de cualquier emergencia, sea el día y la hora que sea”, explica.

El abogado Sepúlveda recomienda hacer un contrato y dejar todo establecido con él, considerando que se trata de una prestación de servicios común y corriente.

“Lo mejor es firmar un anexo de contrato en el que esté todo estipulado, pero por lo general, los acuerdos en los condominios se hacen por palabra y después cuando no se cumplen, empiezan los roces”, asegura.

Cabezas dice que sí o sí hay que definir en el contrato la cantidad de visitas que debe realizar el administrado, el horario y la duración de esas visitas.

“Aunque a veces tiene más valor que vaya una vez a la semana al edificio, pero que responda a tiempo los correos de los propietarios y que atienda las solicitudes”, reconoce.

“De todas formas, si hay una emergencia tiene que estar disponible”, enfatiza.

Cabeza define las emergencias como situaciones que afecten  la continuidad operativa del edificio o perturben la seguridad de las personas.

En el caso de Rodríguez, explican que trabajan con cumplimiento de objetivos, por lo que el horario queda de lado.

“Esas metas las estipula la ley en cuanto a las responsabilidades que debe cumplir el administrador”, sostiene.

El correo

El canal directo entre administrador y copropietarios es el Comité de Administración. Si el administrador no contesta correos electrónicos y no está disponible, los reclamos deben ir directo al comité.

“Hay que tener claro que las visitas deben durar como mínimo dos horas y que dos días máximo es el tiempo adecuado para esperar respuesta a un correo, en el caso de los copropietarios. El comité debe tener línea directa de comunicación con el administrador. WhatsApp es una buena herramienta en estos casos”, dice Rodríguez.

“El administrador puede estar conectado a través de un grupo de Facebook o WhatsApp, yo soy bastante exigente. Lo habitual es que si no hay ninguna emergencia, hay que hablarle en horario de oficina, porque el equipo del administrador trabaja en ese horario”, explica Cabezas.

Para el jefe de operaciones es importante que a pesar de no haber un horario riguroso, el administrador pueda ir en ocasiones puntuales: “Por ejemplo, si están haciendo trabajos en la sala de bombas de agua, debe ir a darse una vuelta a ver qué está pasando”.

Cabezas explica que si el administrador no responde a tiempo, bajo el criterio de confianza que se les entrega al no tener horario, se les debe amonestar. “Esto funciona igual que el sistema laboral, tres amonestaciones y adiós”, remata.

Fuente: LUN.com / miércoles 5 diciembre, 2018 / Vasti Abarca

← Volver